tenorio-pliegue.jpgPliegue de Antonio Tenorio
(Dirección de Literatura, Serie Rayuela, UNAM, 2011)
 

Once relatos conforman Pliegue de Antonio Tenorio, libro que en opinión de Armando González Torres “se plantea espontáneamente dilemas en torno a la identidad, la melancolía y la libertad”, sentimiento que se expresa “de manera particularmente intensa en el ámbito amoroso, que, con diversos matices, es abordado de manera recurrente en Pliegue”. González Torres, para quien la antigua metáfora de la amistad entre el lector y los libros no es gratuita, reconoce en Pliegue a un amigo “finamente perturbador” cuyo núcleo dramático y reflexivo de los relatos que integran el libro, es el encuentro y apego azaroso “entre seres, siempre frágil y tirante, siempre cuestionador de las identidades establecidas”. Así, desde “Amanecer”, cuento de tono intimista que da título al libro, hasta “Frontera” que evoca un clima de inevitable catástrofe, el autor escribe sobre la relación con el otro.
 

Armando González Torres plantea tres razones que motivan la escritura de Antonio Tenorio: “Primero escribe –afirma el crítico- porque el extremo cuidado y belleza de la prosa la ‘desnaturaliza’, propicia que deje de ser un mero instrumento y le brinda un singular poder de delectación”. Segundo, “reflexiona porque las situaciones abordadas plantean conflictos complejos que exigen una peculiar tensión entre emoción y juicio, rapto y albedrío”. Tercero, cuenta, porque, “amén de la riqueza del estilo y su elaboración intelectual, son historias que atrapan al lector, lo conminan a la identificación y la simpatía y, con la mayor urbanidad y naturalidad, lo vuelven, más que amigo, cómplice entrañable”.